Decorar El Salón Con Un Sofá Blanco

Si le preguntas a cualquier persona en el mundo, te dirá que sí, decorar es genial y que es una fascinación que comparte con muchas otras más. Cambiar de lugar los muebles, los sofás, reacomodar las repisas, cambiar el color de las paredes, llenar de nuevas plantas y modernizar un poco aquellos accesorios viejos. Volver diferente el salón que has visto igual durante tantísimo tiempo.

Pero es un trabajo arduo el adaptarnos a algo nuevo, a nuevos colores, texturas y presencias, ya que desaparecerán una gran parte de las cosas que estuvimos acostumbrados a ver.

Cuando se redecora, debes estar muy seguro de lo que haces, referente a cambiar el color de las paredes o hasta los mismos muebles, pues un cambio como ese debe ser lo suficientemente agradable para ti y el resto de los miembros dentro de la casa. Sobre todo, recordando aquel mantra de que no todo queda bien con todo.

                 Sin miedo a los sofás blancos | Decoración en blanco, Decoración ...

La tendencia más reciente es el uso de los sofás de tonos blanquecinos, los cuales no son difíciles de combinar y de relacionar con distintas cosas inimaginables, pero que requiere de mucha disciplina para que pueda llegar a verse tan genial como lo imaginamos, considerando que es un color neutral que resalta sobre varios otros y puede lucir tanto bien como mal.

Lo más preciso sería que pienses en todos los colores y distintos tonos de cada uno que rodea tu sala, las proporciones de ella y, sobre todo, la ubicación de las ventanas y qué tanta iluminación hay.

Los sofás blancos sirven como lienzo 

Es decir, teniendo un sofá blanco como base, funciona a la perfección para crear sobre él cualquier estilo que se te ocurra, sea en las paredes o a su alrededor. Es una ventaja bastante grande que tiene, ya que te facilita el tener que pensar muchísimo para combinarlo con algo al ser un color tan manejable y versátil.

Lo mismo aplica si tiene un poco de textura pero su color continúa siendo un blanco sólido, que no se desvía hacia ningún degradado ni mucho menos. Ya al tener estampado de algún otro color, la cosa se distorsiona un poco, pues debes relacionar el diseño de la estampa con todo lo demás.

La madera y él se llevan de maravilla 

Ya que al ser colores neutrales, forman una combinación bastante atrevida y preciosa, sobre todo si la madera es de un color intenso como el tono caoba, por ejemplo. La ventaja aquí de tener un sofá blanco, es que hará resaltar muchísimo más el color de la madera, haciendo que se vea tanto rústico como muy minimalista, dependiendo del tipo de esta.

        Ideas para los salones - Nuevo Estilo

Sirve como separador 

¿Qué quiere decir? Cuando se tienen dos ambientes distintos en un mismo salón, ya sea sala comedor u otra, queremos separarlos de alguna manera. El tono blanquecino de los sofás promueve la separación total de ambos espacios sin que se lleve a confundir, sin embargo, armoniza perfectamente con ambas estancias sin poner una brecha tan exagerada.

Ayuda muchísimo con la iluminación del salón 

Al ser un color sólido y brillante por naturaleza, la luz rebotaría sin problema alguno sobre él y generaría aún más resplandor. Lo mismo va a pasar tanto con la luz natural como con la artificial, a menos que esta última sea un bombillo de color o de bajo voltaje, aun así su brillo sería multiplicado y resultaría según la forma que tenga al doble.

Para las paredes de colores llamativos y tapizados artísticos 

Los sofás blancos siempre quedará bien con ellos, pues no desviará ni un poco el factor protagónico de las paredes y hasta puede ayudar a que este resalte muchísimo más. En caso de que el papel tapiz se sature por sí mismo y genere mucha incomodidad al ser tan colorido o cualquier otra razón, el blanco del sofá suavizará lo mejor posible aquello y le sentará bastante bien.

      paredes coloridasmodif

El color blanco promueve por sí mismo el orden 

Aunque se lea loco y no tenga mucho sentido, un sofá de este color puede crear un ambiente demasiado relajado y satisfactorio, por consiguiente, el orden reinará ya que nunca querrás ver el espacio hecho un desastre para seguir admirando la calma del tono.

Para las salas más pequeñas 

Esto resulta una ventaja grandísima, pues al ser ese tono claro y pulcro, genera una extensión visual en las proporciones del espacio, viéndose más grande de lo que realmente es y hasta mucho más cómodo de lo pensado.

Aunque debes asegurarte de que los sofás no sean exageradamente grandes ni que tengan muchas partes, ya que al ser una estancia de reducido tamaño puede dejar de verse cómodo y pasar a lo extravagante y dificultoso de permanecer totalmente en paz.

Cuando se trata de cojines, floreros, repisas y demás accesorios 

Un sofá blanco quedaría excepcionalmente bien, pues te facilita el poder jugar sin temor a nada con las texturas y diferentes colores que posee cada uno de ellos, además que haría resaltar muchísimo cualquier tono vibrante y generaría muy buenas vibras dentro del salón.

          Más de 200 Fotos de Decoración de Salones Modernos 2020 ...

Un sofá de un blanco sólido o dentro de la gama de los tonos blanquecinos tiene tantas ventajas que es imposible no enamorarse de él, sea de terciopelo o de piel sintética, el color que posee puede hacer que tu sala de estar se vea tres mil veces mejor. No lo dudes tanto y sigue a tu corazón si lo que te pide es un par de bellezas claras.

Interesantes:

Deja un Comentario

Leer más
Fotos de Salas y Alcobas Modernas

Fotos de salas y Alcobas Modernas. Especialistas en decoración de interiores combina colores y texturas creando espacios con mucha personalidad...

Cerrar